Info

Publicaciones

Muestras

Radio (próximamente)

Archivo

Ojalá te mueras hoy / Gabriel Acevedo Velarde / 10min.

Gabriel Acevedo Velarde: Ojalá te mueras hoy.

 

 

 

“Ojalá te mueras hoy”, de Gabriel Acevedo Velarde es una exposición atractiva y compleja que nos demanda una respuesta vivencial (moverse, detenerse, descubrir, identificar) y una reflexión crítica sobre lo que vemos.

 

Se presentan dos piezas: una instalación y un video. La instalación está hecha de listones de madera atornillados que forman una estructura cúbica a manera de habitación. La estructura está forrada con plásticos de colores que tienen caladas una serie de formas simples con ecos de los recortes de Matisse y que también evocan genitales (masculinos y femeninos), cavidades corporales, flores, etc., según se observe el agujero o el retazo que cuelga. Dentro del espacio cuelgan retratos a lápiz (hechos por artistas callejeros) de algunos amigos del artista, delineando una constelación afectiva y personal.

 

El espacio recuerda una composición neoplasticista (no obstante el verde), una estructura post-minimalista (tipo Jackie Winsor) a escala monumental, una vivienda precaria, una caseta de feria y, hasta cierto punto, un mausoleo de guiño lisérgico.

 

El video reúne escenas de la televisión tomadas de programas concursos (especialmente Esto Es Guerra y Combate), noticieros y magazines, que se combinan y confunden. La pista sonora es una canción compuesta por Acevedo (quien canta junto a Chiara Romero Guiulfo), que da clara cuenta de su relación personal con el pop.

 

El video es notable. Este potente collage videográfico y sonoro constituye una suerte de reflexión práctica sobre las técnicas del “cut-up”, del “mashup” y la cultura del meme de cara a los medios de comunicación, a la par que un relato—sentido e irónico—sobre las relaciones de pareja.

 

Acevedo explora los protocolos y las posibilidades de la edición articulando formatos estándar de diseño de pantalla (con subtítulos, encabezados, barras de noticias y cuadros simultáneos) con modelos burdos de edición de texto, más bien propios del collage (recortes, inserciones, censuras, yuxtaposiciones), al compás de una canción pegadiza que en sí misma implica este tipo de operaciones: fusión de ritmos, voces, sonidos y efectos varios.

 

Mediante la apropiación y manipulación de grabaciones televisivas, el artista hilvana frases inconexas para construir una narrativa discontinua sobre los dramas (ficticios y reales) del amor.

 

Precisamente es en el terreno de los afectos que Gabriel Acevedo Velarde halla un punto de encuentro entre lo íntimo—que la instalación remarca a través de la red de amigos que traza)—y lo mediático—que el video retrata mediante las citas a los “reality shows” televisivos—. De ese modo, Acevedo vincula en una ficción artística basada en la ficción televisiva (aunque más auténtica que ésta), lo personal-trascendente y lo público-banal.

 

La muestra es excepcional. Para no perdérsela.

 

 

Diario El Comercio

Max Hernandez Calvo